contador gratis confirmacion_rrcc2
 

Solar de Valdeosera

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
E-mail Imprimir PDF

ESTUDIO DIPLOMÁTICO DEL DOCUMENTO


La carta de privilegio y confirmación despachada por los Reyes Católicos en el Real de la Vega de Granada el día 8 de julio de 1491 mantiene los mismos parámetros que otros documentos similares expedidos durante este periodo histórico. En ella se inserta el privilegio anterior del monarca Enrique IV expedido en Valladolid el 10 de septiembre de 1460 a favor del linaje de Tejada, concediéndole entre otras cosas el blasón de armas.

El primero de los elementos formulísticos del protocolo es la invocación verbal, en referencia a la Santísima Trinidad, a la Virgen María y al apóstol Santiago: En el nombre de Dios, Padre e Fijo, Espíritu Santo, que son tres personas e una esencia…patrón y guiador de los reyes dellas e asimismo a honrra y reverencia de todos los otros santos y santas de la corte celestial.

A continuación se incluye un amplísimo preámbulo, que se distribuye por los dos primeros folios: porque aun que el sseso del ome non puede conplidamente según de natura conocer que cosa es Dios…e los que bien y lealmente los sirven es alzarlos y sublimarlos, y más a los que son y fueron como vos, fijosdalgo de sangre procedientes como infanzones de solares y casas nobles, de los devengar quinientos sueldos al fuero de España, faciendoles muchos, bienes, gracias y mercedes.

Luego aparece el “incipit” de la exposición (por ende acatando y considerando todo lo suso dicho queremos), que es seguido por la notificación, de carácter promulgatorio (que sepan por esta nuestra rreal carta e confirmación) y la dirección, implícita (todos los que hagora son e serán daquí adelante).

La intitulación es solemne, y en ella al nombre de los reyes (Fernando e Ysabel) se le hace proceder del tratamiento de cortesía (don y doña) y seguir de la fórmula de derecho divino (por la gracia de Dios) y de la expresión de dominio (rrey y rreyna de Castilla, de León, de Aragón, de Secilla, de Toledo, de Valencia, de los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar, Conde y Condesa de Barcelona, Señores de Vizcaya y de Molina, Duques de Athenas y de Neopatria, Condes de Rosellón y de Cerdania, Marqueses de Oristán y de Gociano).

Más tarde se retoma la exposición, dejando constancia en primer lugar del documento que se quiere confirmar (vimos una carta rreal del señor don Enrique, que santa gloria aya, escrita en papel y firmada de su nombre y sellada con su sello de cera colorada), el cual se inserta íntegro (Don Enrrique por la gracia de Dios, rrey de Castilla, de León, de Toledo, de Galicia, de Sevilla, de Cordova, de Murcia, de Jaén, del Algarbe, de Algecira, Señor de Vizcaya y de Molina…Y en las espaldas de dicha carta había dos señales, la una que decía “Registrada”, y en la otra que decía “chanciller”). Más adelante se refiere a la comparecencia del demandante, su requerimiento, la petición que reclama –de esencia rogatoria- y el trámite administrativo de la resolución: E agora por quanto vos Miguel de Texada, Juan Fernández Texada, Domingo de Texada, por vosotros y en nombre de todos los descendientes varones y hembras del general Sancho de Texada, en la dicha carta suso incorporada contenido, nos suplicasteis y pedisteis por merced que porque mejor e más complidamente vosotros y vuestros descendientes para siempre jamás, podades gozar e gozedes de la dicha real carta suso incorporada y de las mercedes y libertades en ella contenidas, vos la mandásemos confirmar y aprobar, y dar de ella nuestra carta de confirmación o que sobre ello os proveyésemos como la nuestra merced fuese, e nos los sobredichos rrey don Fernando y rreyna doña Ysabel, acatando los muchos e buenos, e leales servicios que el dicho Miguel de Texada, Juan y Domingo de Texada nos havedes fecho y facedes de cada día de alguna enmienda e remuneración de ellos e de cómo nos vos obimos mandado dar e dimos nuestra carta de confirmación, escrita en papel e firmada de nuestros nombres e sellada con nuestro sello de cera colorada y señalada de algunos de nuestro Consejo y librada de nuestro secretario.

Precedida de la fórmula de aceptación (tovímoslo por bien), la disposición es de carácter concesivo: e por la presente vos confirmamos y aprobamos la dicha carta suso incorporada, y las mercedes y libertades en ella contenidas, e si necesario e cumplidero vos es vos facemos nueba merced de ella y de todo lo en ella contenido, e por esta nuestra carta o su traslado signado de escribano público, sacado con actoridad de juez o allcalde, queremos y es nuestra merced y voluntad, y mandamos que de aquí adelante vosotros y cada uno de vosotros y vuestros descendientes haiades y gocedes, y vos sean guardadas todas las honrras, gracias y mercedes y franquezas y libertades, exempciones y prerrogativas e ymmunidades, y todas las otras cosas e cada una de ellas que han y devéis haber, y vos deben ser guardadas como a nobles fijosdalgos de sangre de solares conocidos…lo qual todo queremos y mandamos que sea firme para agora y para siempre jamás, como dicho es, según y en la manera que en la dicha carta del dicho señor rrey don Enrique, nuestro hermano, según se contiene y declara.

Con la finalidad de garantizar el cumplimiento de la acción jurídica contenida en el dispositivo, a éste le siguen diversas cláusulas sancionativas:

-“Preceptiva”: sobre lo qual mandamos al yllustre príncipe don Juan, nuestro mui caro e mui amado fijo, e a los ynfantes, duques, prelados, condes, marqueses…y otras justicias qualesquier de nuestra Casa y Corte, y a cada uno y a qualesquier dellos, que vos guarden e cumplan, y fagan guardar e cumplir esta dicha nuestra carta de confirmación de armas de vuestro solar, casa de Texada e todo lo en ella contenido y cada una cosa e parte dello.

-“Prohibitiva”: e contra su tenor e forma della vos non baian, nin pasen, nin consientan ir nin pasar en tiempo alguno.

-“Conminatoria” de carácter espiritual y pecuniario: e que vos sea guardada a vos Miguel de Tejada, Juan Fernández de Texada y Domingo de Texada y a vuestros fijos y descendientes perpetuamente para siempre jamás, sin alterar nin minorar en cosa alguna so pena de la nuestra merced y de pribación de los oficios y de confiscación de los bienes de aquel o aquellos que lo contrario fizieren para la nuestra Cámara y Fisco.

-“Emplazatoria”: e demás por qualquier o qualesquier personas de qualquier ley, estado o condición que sean o ser puedan por quien fincare de lo así facer e cumplir, mandamos al ome que les esta nuestra carta mostrare, o el dicho su traslado signado como dicho es, que vos emplace, parezcan ante nos en la nuestra Corte fasta quince días primeros siguientes a descir por qual raçón no cumplen nuestro mandado.

“Penal” de índole espiritual y crematística: so la qual dicha pena.

“Preceptiva”: mandamos a qualquier escrivano público que para esto fuere llamado, que dende al que se la mostrare testimonio signado con su signo porque nos sepamos en como se cumple nuestro mandado.

El cuerpo o centro de esta carta real se cierra con la incorporación de varias cláusulas corroborativas, por las que se expresan, con relación al documento, que se han cumplido las formalidades que le dan fuerza legal. Éstas son las siguientes: haber sido ordenada su hechura y escrituración (e desto vos mandamos dar y dimos nuestra carta real escrita en pergamino de cuero; Yo Fernand Álvares de Toledo, secretario del rrey y de la rreyna, nuestros señores, e yo Gonçalo de Baeça, contador de las rrelaçiones de sus altesas, regientes del oficio de la escribanía mayor de los sus privilegios y confirmaciones, la fisimos escrivir por su mandado), y haber sido validada y autenticada (firmada de nuestros nombres; e sellada con el nuestro sello de plomo pendiente en filos de seda a colores; e suscrita e asentada de los nuestros contadores mayores e de otros nuestros oficiales).

El escatocolo contiene los dos elementos fundamentales. En primer lugar; introducida por el participio “dada”, aparece la fecha, tanto “geográfica” (en el nuestro Real de la Vega de Granada) como “cronológica” (a ocho días del mes de jullio año del nacimiento de nuestro Salvador Iesuchristo de mill e quatrocientos e noventa e un años).

La carta de privilegio y confirmación despachada por los Reyes Católicos se cierra con la validación, en la que localizan diversos elementos de esta calidad que le otorgan fuerza legal y autenticidad: (Carta Real escrita en pergamino de cuero y firmada de nuestros nombres e sellada con el nuestro sello de plomo pendiente de seda a colores y librada de los nuestros concertadores y escribanos mayores), en especial el sello plúmbeo (que actualmente falta), las firmas y rúbricas autógrafas de Isabel y Fernando, y las suscripciones de los regentes de la escribanía mayor de privilegios y confirmaciones, concertadores, canciller (encargado de la aposición del sello de plomo), registrador, contadores mayores (con referencia al asiento de la carta en los libros correspondientes), contadores de hacienda y otros oficiales de la escribanía.

Sobre el sello que debió tener el documento cabe mencionar que tuvo que ser el segundo tipo del de la Bula de plomo utilizada por los Reyes Católicos, el primero que usó hasta 1479, fecha en que don Fernando se convirtió en Rey de Aragón, el segundo (que es el que vemos en la imagen), de esta fecha a 1492, y el tercero y último desde entonces hasta la muerte de la Reina (1504), ya que incluye en la titulación real la referencia al reino de Granada, y por supuesto incorpora en las armas reales de los soberanos la Granada11.




Hasta aquí el documento no ofrece ninguna duda sobre su autenticidad, tiene todas las formalidades requeridas, todas las personas que aparecen en el texto son las que deben ser, el escribano es el mismo para todo el documento y concuerda con otros documentos originales de la época que conocemos, el problema surge al estudiar el último folio del documento.




A diferencia del resto de la carta real, que mantiene las características diplomáticas más representativas, es menos habitual en la expedición de este modelo documental el último folio, aunque cabe significar que probablemente esté escrito, con unos caracteres de módulo menor, por la misma mano que el resto del mismo. En él se recogen tanto su asiento en los libros de registros de la Contaduría (Córdoba, 10 de agosto de 1491) como su otorgamiento y confirmación por parte de los Reyes Católicos, acompañados de su signo rodado.

Además se incorporan las confirmaciones de una amplia lista de diversas autoridades, eclesiásticas y civiles, distribuidas en varias columnas: arzobispo de Toledo, Rey de Granada, duque de Segorbe, duque de Villahermosa, duque de Béjar (justicia mayor), duque de Frías (condestable de Castilla y camarero mayor), duque del Infantado, duque de Medinaceli, maestre de la Orden de Santiago, prior de la Orden de San Juan, arzobispo de Sevilla, arzobispo de Santiago, conde de Benavente, maestre de la Orden de Alcántara, marqués de Astorga, conde de Lemos, etc.12. Destacando entre todos ello la confirmación de don Alonso de Arellano, conde de Aguilar y señor de los Cameros.


11Par más datos sobre los sellos de plomo de los Reyes Católicos ver JOSÉ MARÍA DE FRANCISCO OLMOS y FELICIANO NOVOA PORTELA: Historia y evolución del sello de plomo. La colección sigilográfica del Museo Cerralbo, Madrid, 2008, pp. 114-115.

12Lista completa de los ochenta confirmantes en BELTRÁN, op.cit. pp. 187-188